Un paseo por mundos infamiliares

“Un paseo por mundos infamiliares”, es el resultado de la investigación de Faktor y Lucila Sancineti durante la residencia Konvent Zero 2022. Ellas son una dupla multifacética que combina técnicas tanto analógicas como digitales para crear dispositivos que se funden entre la electrónica, los bioplásticos, lo textil, lo sonoro y lo lumínico para proponernos otro universo posible.

Perséfone

Inauguración Jueves 9 de Junio a las 19hs en B-15. Plaça de l’assumpció 15, espacio La Volta.

Perséfone regresa del Hades es una exhibición de Isak Andrés / Astrodomvs que habla sobre las relaciones ocultas entre los mitos y la realidad. 

Según Allan Watts, en su libro Las dos manos de Dios, “El mito (…) es un complejo de imágenes que dan significado a la vida como conjunto. Dramatiza el orden/desorden del mundo de tal modo que hace que el desorden sea relativo al orden. Le concede al malo su papel y al Diablo lo que le corresponde.“

El arte tiene capacidad de enlazar mundos. En este caso el ficticio y el real. ¿Cuál es cual? Los dos son caras de la misma moneda. A través de los mitos contamos mucho más de lo que cuenta las palabras

Los Elementales

Título: Los Elementales 

Artista: Victoria Larribeau
Curador: 
Nicolás Saganías

Localización: Plaça de l’assumpció 15, Sant Narcís, Girona, 17007.

Los elementales, también conocidos como seres elementales, espíritus elementales o genios de la naturaleza, son una categoría de seres mitológicos relacionados directamente con los elementos de la naturaleza, de la que se les considera formadores y protectores.

Según las creencias populares, los elementales se encuentran en otra dimensión distinta a la material en la que los humanos se mueven normalmente. Se cree que los animales y los niños pequeños tienen la capacidad de verlos. Se dice que es posible hacer rituales para invocarlos y que son usados en la brujería y en la alquimia con el fin de lograr objetivos mágicos.

Los elementales fueron descritos por primera vez, de manera teórica, en las obras alquímicas de Paracelso, quien se basó a su vez en la teoría de los elementos naturales sistematizada por Empédocles y Aristóteles en la antigua Grecia.

La primera pintura de esta serie y la que nombra esta muestra, primero se llamó ‘El nacimiento del mundo’. La premisa era utilizar elementos naturales unicamente, pero luego sentí la necesidad de poner color y usé óleos. Mi abuela pintaba con óleos. Los personajes fueron apareciendo entre las texturas y empecé a verlos. Me fascina el momento en que se va descubriendo la obra.

Quiero hacer algo con lo que tengo y con lo que puedo. Un bastidor usado, un polvo de carbón encontrado, la ceniza de la llar de foc de mi casa, los óleos de oferta. Los pétalos de las flores de mi último cumpleaños. Las rosas. Mi abuela tenía rosas y a mi me encantan.

Estos cuadros están hechos de capas y de errores, como yo. Me encanta la conexión que existe con determinado material y cómo eso me habla de quien soy. Todo se transforma en una oráculo: el material, el proceso, la obra.

No es que quiera verme en el espejo de lo que hago por narcicismo, es que cuando me reconozco tejo un punto de anclaje, así puedo ver y reconocer lo que me rodea. El mundo se revela… Todo está tan animado y es tan simple.